NOTICIAS

NOTICIAS ANTIGUAS

Exquisita, sabrosa …la tortilla

Javier Gutiérrez Cayarga  y Daniel Soto González, 2º Secundaria

LA TORTILLA

Hágase el sabor de la tierra dulce
en el fermento de su vientre y de su grano.

Ahí, exquisita, sabrosa,
circular como la luna,
aleatoriamente amasada,
extendida,
dilatada,
arrebatada por la flama,
poderosa y dócil en las papilas gustativas,
extraída de las pencas para degustarse toda,
forjada en los molinos y en las manos,
hidratada y heñida para saborearla,
transformada en alimento
y en suculento bocado apetecible;
entonces es todo,
¡todo!, ¡todo!:
el sabor de un valle,
de una tierra,
el sazonado de sus plantas,
el opíparo y abundante aroma que se ofrenda,
la sensación del fino gusto,
la delicia ancestral por el terruño,
la embocadura de la gloria y el destino,
la abertura del pasado en el presente.

Por hablar de ti hablo sin límite y de todo:
estás en la sorpresa, en el alivio,
en el ajetreo de la jerga,
en la armonía de la mesa,
en la calle envuelta en seda,
en el columpio cuando juegan,
en el campo en que se enreda la plática y la greda,
en la jornada mítica y selvática,
en el oropel del canto y una boda.
Y no importa si en cuclillas,
sentado, parado,
simplemente en la horizontal
o vertical curvatura de la tierra
te degusto y hago taco.

Eres el conducto de la sal y mantequilla,
de esos quesos suaves que descreman,
la caverna de ese guiso
que desborda en sus laderas,
el sostén y el arco de un manjar que suena a gloria,
el silencio de los huéspedes
que devoran tus encantos.
Como un platillo verde o rojo o negro
se apetecen tus contornos:
sabes al manjar que se limpia con las manos,
hueles al barbecho que espera caliente el sustento,
al banquete diario y protegido,
a la idiosincrasia pueblerina y campesina
o al rodillo de la hembra que da vida.

No, no, no, no, no, no…
¡No me hablen cuando le hablo!
Como el Rey de alta escuela,
de alta alcurnia,
de ascendencia y fina raza,
el menique es el que paro
y al bocado engullo de un mordisco.

¡Grítame donde te encuentres!
¡Háblame recio y sin deparo,
sin pena ni vergüenza!
Yo sabré darme gusto
al tenerte en la mano
o simplemente en el primer bocado.

Salvador Pliego

Tortilla de patata con cebolla

Ingredientes

  • 5 huevos
  • 400g de patatas (unas 4 patatas medianas)
  • 1 cebolla
  • Sal
  • Aceite de oliva Virgen extra

Modo de Elaboración

  1. Pelamos las patatas, las lavamos y las cortamos en rodajas ni muy finas ni muy gruesas y cortamos la cebolla en daditos.
  2. Ponemos una sartén con abundante aceite de oliva Virgen extra y una vez muy caliente el aceite echamos las patatas y la cebolla, echamos sal y freímos a fuego suave unos 20 minutos, hasta que las patatas estén muy tiernas muy tiernas.
  3. Una vez hechas las patatas las escurrimos y las volcamos en un recipiente hondo sobre los cinco huevos que habremos batido y mezclado bien.
  4. Ponemos una cucharita de aceite de oliva en una sartén de tamaño medio y una vez caliente volcamos la mezcla de huevo y patatas sobre ella. Dejamos que cuaje el huevo, removiéndolo de vez en cuando para que no se pegue en la sartén. Una vez cuajado el huevo le damos la vuelta poniendo un plato en la sartén y volcando la tortilla sobre él con un giro suave pero firme. Deslizamos de nuevo en la sartén y dejamos cuajar de nuevo por el otro lado.

Fuente Receta

Fuente Foto