NOTICIAS

NOTICIAS ANTIGUAS

Te voy a comer…hasta los huesos

Si no te comes entero mi beso, te voy a comer hasta los huesos. Y lo que está por fuera!!!!

Autor: Darío Lobo Conde de 2º de Infantil

Una mañana mientras desayunábamos en casa, Darío nos deleitó con esta poesía y, pensamos que sería una buena oportunidad para empezar a pensar en el Coocking Project…

Después pensamos que ante tan apetitosa oferta con esta poesía, debería de ser algo dulce que invitase a comenzar a comer y no parar hasta llegar hasta el final (los huesos) por eso, nos decantamos por algo dulce… y que tuviera por fuera lo más tentador (el chocoloate)…. Por otro lado, la sencillez de la receta se debe al confinamiento en el que estábamos… y a la escasez de alimentos en nuestra despensa, ya que no habíamos hecho acopio de alimentos pensando que no habría problema de abastecimiento… pero sin contar con que deberíamos de reducir al máximo nuestras salidas al super para evitar contagios. Así que… con lo que teníamos, lo hicimos….

Palmeritas de Hojaldre con Chocolate

Tiempo: 30 minutos/ Dificultad: Fácil

Ingredientes

  • 2 láminas de hojaldre.
  • Azúcar blanco.
  • 150 gr de chocolate en tableta para postres.
  • 20 gr de mantequilla.
  • 50 ml de leche.

Modo de Elaboración

  1. Si tu hojaldre es congelado, sácalo un par de horas antes de preparar la receta, y si es fresco, sácalo al menos 15 minutos antes del frigorífico, para que esté a temperatura ambiente a la hora de trabajarlo.
  2. Espolvorea con azúcar blanco por encima del hojaldre. ¿Cuánto? Lo ideal es que el hojaldre quede cubierto por una capa finísima de azúcar.
  3. Ahora pasa un rodillo por encima, apretando suavemente y con movimientos lentos, para que el azúcar quede incrustado en el hojaldre. El objetivo es que el azúcar no quede suelto.
  4. Ahora dobla el hojaldre tal y como puedes ver en la siguiente imagen, en la esquina superior derecha. Debes doblar los extremos derecho e izquierdo del hojaldre, de forma que se encuentren en el centro, donde quedará una pequeñísima separación.
  5. Ahora vamos a repetir la operación: espolvorea azúcar, pasa el rodillo suavemente, y vuelve a doblar los dos extremos hacia el centro. Así, el hojaldre tiene cada vez un tamaño más reducido y compacto.