NOTICIAS

NOTICIAS ANTIGUAS

Poesía es… precioso trabajo de la familia Mata Fernández

La familia Mata Fernández: Hugo, Consu y Jandro, son fieles participantes en nuestras convocatorias del Cooking Project y una vez más nos “quitamos el sombrero” ante su esfuerzo creativo, poético y culinario.

Poesía es cocinar
poesía es recordar
poesía reflexionar y sentir
todo aquello que puedes transmitir.
¡Y qué mejor que degustar!
Las croquetas de “mamá”.

Blanca la masa
círculos sin descanso,
cariño paso a paso
con aceite y harina
con leche y jamón
ponemos todo nuestro corazón.

Un vaivén con remolinos
se despiertan los sentidos;
tacto, gusto y olor
sensaciones de antaño
tras la degustación, reposamos
ese dedo en el plato, rebañamos.

Solos o acompañados,
niños, adultos y ancianos
damos formas, rebozamos
para  oír su mensaje,
en el fin de este viaje.

Las Croquetas de “mamá”.

Ingredientes

  • 200 gr de jamón serrano en taquitos pequeños.
  • 2-3 huevos (para el empanado).
  • Harina.
  • Pan rallado.
  • Aceite de oliva para freír.

Para la salsa bechamel casera:

  • 1 litro de leche.
  • 80 gr de harina.
  • 100 gr de mantequilla.
  • Una pizca de nuez moscada.
  • Sal.

Modo de Elaboración

Primero preparamos la bechamel:

  1. En un cazo a fuego suave incorpora la mantequilla. Cuando esté líquida, aparta el cazo del fuego y añade la harina colada. Revuélvelo todo bien rápidamente para que no queden grumos de harina.
  2. A continuación, vuelve a poner el cazo en el fuego, añade un poco de leche (medio vaso) y sigue mezclando bien. Cuando se haya integrado todo, añade el resto de la leche y no dejes de remover con unas varillas, para que no se te pegue en el fondo ni se formen grumos. Recuerda tener el fuego suave.
  3. Añade una pizca de nuez moscada, otra pizca de sal (no te pases porque el jamón ya aporta la suya) y el jamón cortado en taquitos muy pequeños. Para evitar que no te queden grumos y tenga el suficiente espesor, el truco es precisamente estar removiéndola sin parar a fuego suave durante aproximadamente 15-20 minutos. Estará lista cuando, al remover, se hagan surcos que te dejen ver claramente el fondo del cazo.
  4. Aparta el cazo del fuego, vierte la bechamel en otro recipiente y déjala enfriar tapada en contacto con papel film para evitar que se le forme costra. Déjala enfriar primero a temperatura ambiente y, cuando deje de estar caliente, ponla en la nevera. Puedes preparar la bechamel de un día para otro (es lo mejor), o simplemente esperar hasta que se enfríe.
  5. Ahora ya puedes darle forma a las croquetas con tus propias manos, nosotros con la cuchara cogemos un poco de masa y damos su forma con el cuchillo.
  6. A continuación, prepara un plato hondo con los huevos batidos, y otro llano con el pan rallado. Pasa cada croqueta por el huevo y luego por pan rallado.
  7. Pon el fuego fuerte, y cuando el aceite esté bien caliente (sin que llegue a humear), fríelas unos minutos, procurando que se hagan por todos los lados.
  8. Conforme estén fritas ve escurriéndolas y poniéndolas sobre un plato con papel de cocina para que empape el aceite.