NOTICIAS

NOTICIAS ANTIGUAS

Scones, panecillos ingleses de Carolina y familia

Como nos encantan los panes, las masas, enredar con ellas y más los dulces, hemos elegido esta receta porque es un clásico en la hora del té en Reino Unido.

Familia Gordo Izquierdo


Un scone es un panecillo individual de forma redonda, típico de la cocina del Reino Unido y originario de Escocia. Es un alimento muy común en desayunos y meriendas tanto del Reino Unido como de Irlanda. En Escocia, las porciones triangulares de la torta de pan aplanada llamada bannock (probablemente el antepasado del scone) se conocen igualmente como scones.

Está elaborado con harina de trigo, centeno o avena, mantequilla y levadura. Se suele servir templado y abierto por la mitad, y aparece como un ingrediente del high tea (merienda-cena) en Escocia. Los scones caseros pueden ser redondos, triangulares o cuadrados.

Variantes: Los scones suelen ser dulces y contienen a menudo uvas pasas, arándanos, queso o dátiles. Existen también versiones saladas en el Úlster y en Escocia como los sodascones y los tattiescones, unos pastelitos de harina de patata fritos. En Escocia, cuando los scones se fríen en vez de hornearlos son llamados griddlescones. La tradición de freír los scones es también muy común en Nueva Zelanda.


Scones o panecillos ingleses fáciles

Ingredientes para  (para 10 personas); tiempo aprox 30 min.

  • 260 gr. harina
  • 10 gr. levadura química
  • ¼ cdita. sal
  • 75 gr. mantequilla
  • 1 huevo M
  • 1 cdita. extracto de vainilla
  • 120 ml. leche entera
  • 50 gr. azúcar

Preparación de la masa

  1. En un bol mezclamos los ingredientes secos, la harina, le levadura, la sal y el azúcar. Cortamos la mantequilla en daditos pequeños. Ha de estar muy fría, directamente del frigo.
  2. Añadimos la mantequilla al bol de la harina y, con un tenedor, o la punta de los dedos, integramos la mantequilla hasta que nos quede reducida a una especie de arena.
  3. Es importante que no calentemos la mantequilla al manipularla intentando que no se derrita. Por eso os aconsejo que empleéis el tenedor para integrarla, las manos lo menos posible.
  4. En un bol batimos el huevo y añadimos la leche, mezclamos bien.
  5. Cuando la mantequilla está totalmente integrada, hacemos un hueco y añadimos el líquido.
  6. Con el tenedor mezclamos hasta que se vaya humedeciendo toda la masa. En este punto formamos una bola con las manos, compactando la masa pero manipulándola lo menos posible.
  7. Si vemos que la masa nos ha quedado demasiado seca podemos añadir 10 o 20 ml. de leche a mayores.
  8. Esto puede pasarnos ya que las diferentes harinas tienen distintos puntos de humedad propia, con lo que su poder de absorción es distinto.

Preparación de los scones ingleses y presentación

  1. Enharinamos una superficie de trabajo y volvamos la masa encima. Con las manos y sin amasar, compactamos la masa y formamos un rectángulo de un espesor de unos 2 cm.
  2. Damos un par de pasadas con el rodillo para homogeneizar la superficie. Procedemos a cortar los scones con la ayuda de un cortante de un diámetro de 5 o 6 cm.
  3. Es importante que enharinemos el cortante empleado en cada uno de los cortes, para evitar que se pegue la masa por los laterales y dificulte que suban en el horneado.
  4. Vamos colocando los scones boca abajo sobre un papel sulfurizado en la bandeja de horno y pintamos con leche.
  5. Con el horno previamente caliente a 200º C con calor por arriba y por abajo, horneamos durante 15 minutos, hasta que estén ligeramente dorados.
  6. Retiramos a una rejilla hasta que se hayan enfriado antes de consumirlos.
  7. Los scones, tradicionalmente se sirven con mantequilla y mermelada o bien rellenos con lemoncurd, en cualquiera de estas versiones son un bocado superior.
  8. Os animo a prepararlos y a disfrutar de una merienda al más puro estilo inglés y acompañarlos de vuestra mermelada o confitura preferida.