NOTICIAS

NOTICIAS ANTIGUAS

En la Cueva del Pendo

El jueves 16 de noviembre de 2017 hemos ido al Pendo. Primero hemos ido a la a la parada de autobús al lado del Agapito Cagigas y hemos hecho un tour por Camargo y el autobús se llamaba T.U. Camargo.

Cuando llegamos a nuestra parada bajamos y nos pusimos a andar hacia el Pendo y nos quedaba 1,5 km. Nos enseñaron un cerezo del pueblo del Churi y también las diferencias entre Santander y esa zona; nos dijeron que había muchos eucaliptos y que secaban la tierra. Después cuando llegamos, vimos la bodega y nos pusimos a comer el aperitivo.

Después con Isabel, María José, Ángela, Ceci y Alberto que era el guía fuimos a la zona de la cueva y entraron primero los del segundo grupo de informática, los demás hicimos un juego en el que teníamos que hacer lo siguiente: Isabel leía una historia y nosotros teníamos una piedra cada uno relacionada con la historia; cuando ella paraba significaba que con el cacho de texto que había leído teníamos que poner la piedra de ello, así hasta que acabó. Yo leí la segunda vez y cuando terminamos, estuvimos jugando y luego entramos a la cueva.

Había cosas excavadas, las pinturas y una parte por donde no se podía pasar. En las pinturas había sobre todo ciervos rojos y un loro. Cuando salimos comimos y nos fuimos al autobús. Nos lo pasamos muy bien y ahora mismo estoy en el cole.

MARCOS BOL

Hoy 16 de noviembre de 2017 la clase de 4º de Primaria junto con Isabel y María José (Medio Ambiente) hemos ido a la cueva del Pendo. Hemos ido en el T.U.C (Transporte Urbano Camargo) desde una parada cercana al colegio a la que hemos ido andando. Cuando hemos llegado a la parada más cercana a la cueva todavía había que andar 1,5 km.

Llegamos y nos estaba esperando Alberto, el guía y nos dividimos en dos grupos.

Al principio, por la entrada no se veía la cueva pero cuando entramos era inmensa, el guía nos dijo que desde el techo hasta el suelo había 180 metros de altura; lo primero que vimos fue una placa en la que ponía que la cueva del Pendo pertenecía al Patrimonio de la Humanidad. También vimos una estación metereológica, el guía nos dijo que sobre todo se utilizaba para medir la temperatura que siempre tenía que ser la misma  10º C y la humedad.

Luego vimos un ejemplo de los elementos que se utilizaban para excavar dentro de la cueva; dentro del agujero excavado había unas cuerdas que servían para marcar el sitio exacto donde se había encontrado el objeto. También en esa zona vimos los distintos niveles de suelo de todas las generaciones de prehistóricos que habían vivido allí.

Después vimos las pinturas, casi todas eran ciervas pero en medio de todas había un caballo pequeño. Una de sus pinturas más destacadas es la de una cierva que está preñada, se nota, nos dijo el guía, no solo por su tripa hinchada sino también porque en zonas el que hizo aquella cierva no le pintó el pelo y eso es porque cuando hace mucho calor y una cierva está preñada se le cae el pelo.

Utilizaba mucho la perspectiva y aprovechaban los salientes y las formas de las rocas para dar volumen al dibujo; las pinturas que hay en la cueva son todas rojas, el color rojo se consigue con óxido de hierro. Desde una pasarela la cueva parecía más grande y es que en realidad la cueva no era así de grande si no que con el paso del tiempo y la erosión que producía el río Pendo, que se encuentra debajo de la cueva, se fue haciendo cada vez más alta y Alberto nos dijo que la cueva la hizo el río y que debajo de esta, estaba haciendo otra; también el río producía inundaciones y grietas. A medida que ibamos retrocediendo para salir, las pinturas se iban haciendo más grandes.

Salimos y el otro grupo entró y nos fuimos a una zona fuera del bosque y con Isabel y Ceci jugamos a un juego que consistía en lo siguiente:

Isabel nos daba un canto rodado a cada uno pero no uno normal sino que cada canto rodado tenía una imagen. Isabel leía un texto y cuando se paraba significaba que alguien tenía que poner una piedra detrás de la anterior piedra en el orden que siguiera la historia, No salió muy bien y después jugamos a algo. Cuando el otro grupo salió y vino donde estábamos nosotros comimos y cuando terminamos nos hicimos una foto e hicimos el camino de vuelta.

Cuando llegamos a la parada esperamos diez minutos y el TUC llegó y nos montamos. El viaje fue más corto que el anterior, nos dejó en la misma parada donde lo cogimos y fuimos andando hasta el colegio.

ANE