NOTICIAS

NOTICIAS ANTIGUAS

Una huerta que no para

Blanca Mar nos descubrió el otro día que entre los habitantes de la huerta tenemos un árbol del tomate y ahora ya conocemos sus frutos; no trajo unos pocos para compartir y los hemos olido, tocado y los más “aventureros” nos hemos atrevido a probarlos.

Ya metidos en faena, apocamos los puerros y descubrimos lombrices, que si son buenas para las plantas, no como los gusanos blancos que se comen las raíces.