NOTICIAS

NOTICIAS ANTIGUAS

Comentarios sobre “Más calle para los niños”

“Hola he leido el artículo y como pedíais opinión aqui esta la mía.
Si es verdad que todo cambia muchas cosas a mejor y otras a peor , y a mi opinión la calle para los niños está desapareciendo a peor,… A mi me da pena observar cómo los niños  no disfrutan de ensuciarse,( porque mama/papa no tienen tiempo de lavar la ropa, te llenas de germenes…) de hacer su primer grupito de amigos en el portal (molestas a los vecinos),.. Y asi un montón de cosas.
Vivimos en una sociedad pensada para adultos, con cercados para niños siempre vigilados. Y si los Niños no están en los cercados? ¿Dónde están? Yo crecí en santander en la calle de salida de la ciudad, mi portal estaba entre dos accesos a unos talleres de bastante transito  y las ventanas de mi casa daban al lado contrario de la acera , mis padres se comunicaban conmigo por el telefonillo de la puerta, y me dejaron disfrutar ensuciandome en los charcos que se hacian cuando llovia y lavando muñecas en él, saltando a la goma o cuerda tapando la calle y eso si, siempre con mi grupo de amigos del portal….
A los padres de hoy nos invade el miedo a perder de vista a los hijos pero yo siempre que me lo piden les dejo bajar a jugar a la calle con sus amigos, – tienen 5 y 7 años- y si suben sucios me muerdo la lengua se que han disfrutado, si se caen y se hacen un rasponazo sin importancia saben que su saliva les va a curar…. Solo hay 3 normas que deben cumplir si quieren disfrutar de esa libertad: Respetar a todos y todo lo que rodea sus juegos, No irse con nadie y si sucediese algo pedir ayuda , llamarnos No salir de la acera del portal sin permiso

Yo añoro esos tiempos….

Un Saludo”

Mónica

“Me gusta mucho que vayan publicandose artículos con el mensaje de que hay que confiar en los niños, que ellos saben cuidarse bastante bien.

No puedo estar más de acuerdo con la idea de que hay que dejar a los niños jugar libremente en sitios no vigilados.

Sin embargo, las ciudades se han vuelto, en general bastante hostiles, no sólo para los niños sino para cualquier persona que quiera disfrutar de la calle y que no vaya dentro de un coche.

Para lograr que nuestros hijos disfruten de más autonomía debemos enfrentarnos a nuestro miedo a “que les pase algo” pero también deberíamos involucrarnos y exigir que se construyeran barrios más amables. Como demuestra Tonucci, un barrio adecuado para los niños es un barrio donde todas las franjas de edad viven mejor y se convierte en más seguro para todos.”

Ana Rey Cabeza.